Psicoterapia infanto-juvenil

¿En qué puedo ayudar?

En el tratamiento de los problemas más comunes de la infancia y del tránsito de esta a la adolescencia, desde las adicciones a videojuegos, la desmotivación y frustración en el desempeño escolar, la relación con las tecnologías modernas, la identidad sexual, el bullying, la impulsividad, la gestión emocional y el fortalecimiento de la autoestima a la búsqueda e implantación de hábitos saludables.

En el caso de los adolescentes, entre los doce y veinticuatro años, el cerebro se transforma de manera decisiva y con frecuencia, complicada. Es una etapa trascendental a la hora de trazar la trayectoria del adulto que acabaremos siendo. Entender cómo funciona su cerebro, puede mejorar sus vidas, establecer relaciones más satisfactorias y menos solitarias o perturbadoras.

Sand Play Therapy

En el apasionante y siempre retador trabajo con niños, la terapia de juego es la forma de conocer el mundo emocional infantil en su lenguaje más desarrollado.

“El juego nos permite una distancia segura cuando trabajamos en lo que está cerca de nuestros corazones” (Rogers, 1994)

Entre ellas, una de mis favoritas por su eficacia psicoterapéutica, es la Caja de Arena (Sand Play), en la que soy pionera en Salamanca y especialista en protocolo EMDR Caja de Arena en niños con Trauma Complejo.

“La Caja de Arena es un vehículo para expresar los diversos estados del ser que existen simultáneamente dentro de nosotros, incluso esas ideas que parecen ser contradictorias o son imposibles de expresar verbalmente” (Rae, 2013)

La historia de la Caja de arena se inicia cuando H.G. Wells escribió sobre su observación de sus dos hijos jugando en el suelo con figuras en miniatura y al darse cuenta de que estaban trabajando sus problemas entre sí y con otros miembros de la familia.

Dos décadas después Margaret Lowenfeld, psiquiatra infantil en Londres, estaba buscando un método para ayudar a los niños a expresar sus emociones. Recordó leyendo sobre la experiencia de Wells con sus dos hijos y por este motivo añadió miniaturas de las estanterías de la sala de juegos de su clínica. Así descubrió que los niños utilizan símbolos con bastante naturalidad para recrear sus mundos interiores, como cuando manipulan y juegan con objetos.

La creadora de la técnica de la Caja de arena fue la psicoterapeuta suiza Dora M. Kalff (1904-1990), quien basó sus teorías en los principios de la psicología analítica de Carl Gustav Jung y en el trabajo de Margarita Lowenfeld. Dora Kalff colaboró con Lowenfeld diseñando la bandeja y añadiendo la arena, medio por el cual tanto niños como adultos pueden traer el contenido psíquico a la consciencia, a través de un juego con esencia no verbal y simbólica, que crea un puente entre lo consciente y lo inconsciente, en un ambiente facilitador generado por el terapeuta. Durante el proceso, la mente consciente relaja su control y da permiso a que el material inconsciente salga a la arena, dando forma a mundos internos no aflorados.

A veces las manos resuelven el misterio con el que el intelecto lucha estérilmente” Carl G. Jung.

Otra herramienta muy efectiva es la llamada narrativa sanadora. A través de un relato construido en conjunto dónde somos los protagonistas (hadas, duendes, caballeros, brujas…), acompaño al paciente en el reconocimiento e integración de sus miedos, sugestiones, ansiedades, etc.

La imaginación es el eslabón esencial de la inteligencia reproductiva y será la que cree la realidad sanadora que necesitamos, siendo así, capaces de ver, oír y sentir emociones, dando un nuevo sentido a nuestra nueva historia, que será la que perdure.

El miedo hace que se produzca lo que se teme” Viktor Franklin.